SAULO, SAULO  POR QUE ME PERSIGUES

 

En  El Libro De Los  Hechos De Los Apóstoles  9: 9 -19,  23:3-16,   y 26; 9-18 nos relata que Saulo, respirando a unas amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presento al sumo sacerdote y le pidió cartas de extradición para las sinagogas de Damasco. Tenía la intención de encontrar y llevarse presos a Jerusalén  a todos los que pertenecieran al Camino, fueran hombres o mujeres. En el viaje sucedió que, al acercarse a Damasco, una luz del cielo relampagueo de repente a su alrededor. El cayó al suelo y oyó una voz que le decía:
———–Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
———–¿Quién eres, Señor ? —pregunto.
————YO soy JESUS, a quien tú persigues
———–le contesto la voz—.  Levántate y entra  en la ciudad, que allí se te dirá lo que tienes que hacer.
Los hombres que viajaban con Saulo se detuvieron atónitos, porque oían la voz pero no veían a nadie. Saulo se levanto del suelo, pero cuando abrió los ojos no podía ver, así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. Estuvo ciego tres días, sin comer ni beber nada.
Había en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien El Señor llamo en una visión.
———-|Ananías |
———-Aquí estoy, Señor
———-Anda, ve a la casa de Judas, en la calle llamada Derecha, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Esta orando, y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre el para qué recobre la vista.
Entonces Ananías respondió:
——-Señor, he oído hablar mucho de ese hombre y de todo el mal que ha causado a tus santos en Jerusalén. Y ahora lo tenemos aquí, autorizado por los jefes de los sacerdotes, para llevarse presos a todos a los que invocan tu nombre.
——–|Ve| —Insistió el Señor —, porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a conocer  mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes, como al pueblo de Israel.
Ananías se fue y, cuando llego a la casa, le impuso las manos  a Saulo y le dijo: “Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno  del Espíritu Santo.”. Al instante cayo de los ojos de Saulo algo como escamas, y recobro la vista.
Todos los suras (versos del Corán), empiezan con la invocación  Al Dios de la misericordia: el “muy clemente”, el “muy misericordioso”. Dios Alah, no excluye a nadie de su misericordia y además nos enseña que aprendamos a generar misericordia en todas nuestras actitudes diarias. El rostro del amor y de paz de las religiones es un mensaje muy importante en un tiempo en el que la violencia de los grupos terroristas disfrazada de guerra de religiones llena al mundo de terror y alza muros de desconfianza reciproca. Al igual que Pablo [Saulo], juntos digamos “no” al odio, a la venganza, a la violencia en especial a la que se realiza en nombre de la religión o de un Dios. Dios de paz, Salam”. La misericordia puede ayudar a construir procesos de “resistencia a estos movimientos destructivos del futuro de la humanidad.
El tema de la misericordia aparece en el Sagrado Libro del Corán.  El Imán Pallavicini nos dice que en el libro de Revelaciones  nos recuerda en todos sus capítulos los atributos de Dios, al  Rahman, el Misericordioso en la trascendencia y al Rahim, el Misericordioso en la inmanencia, es decir, la presencia dinámica del Misericordioso en el mundo manifestado, como confirmación de que la misericordia de Dios no es,  no es solo en lo invisible sino que está  bien presente en la tierra que es escenario de su creación Misericordiosa. En consecuencia todas las criaturas son el fruto y la fuente que la misericordia        de Dios y cuando actúan  según Su Gracia, Wesata cualidad divina se renueva y produce armonía y hermandad.
La Misericordia es para todo creyente sensible a una llamada y a una cualidad fundamental para el crecimiento de la fe, asume  un valor profético y universal incluso respetando las diferentes declinaciones doctrinales y rituales d todas las confesiones religiosas, inclusive el Islam. Si aprendemos a relacionarnos fraternalmente en nombre del Misericordioso, podemos derrotar el odio y el egoísmo que vienen de ahí. Todos debemos tener  una bendita e inspirada apertura que debe abrir muchas puertas  y puentes en el dialogo autentico entre creyentes. No hay ninguna justificación religiosa detrás de la guerrilla y de las revoluciones de fanatismo.
Es deber de los Sabios de todas las religiones y encontrar una colaboración ecuménica que sepa testificar, como un lenguaje eficaz, la respuesta de la fe al vacio de la idolatría o del materialismo o del ideal de un mundo emancipado y progresista sin Misericordia Divina.
Todos los santos de todas las  religiones han transmitido justicia, amor y conocimiento. Es necesario  dar  a los verdaderos maestros de las religiones y evitar que vengan obviados o confundidos por predicadores formados en el radicalismo
Sonia Cruz Cruz
http://construyendopuentesparaunirorillas.com/
construyendopuentesunirorillas@gmail.com

 

Comments