Dios ama a la humanidad  inmensamente, hasta tal punto, que ha creado todo en la Tierra por nosotros. El amor humano por Dios se extiende hasta el prójimo. Amar a Dios sobre todas las cosas;  y “Amaos los unos a los otros, como Yo los he amado.”

El Amor es el eje de la Fe. El amor es la mayor virtud, y el mandamiento del amor es el mayor mandamiento. En el Islam, el amor es: “el asidero más firme de la Fe” Y “la Fe es el amor, y el amor es la Fe.

Bendito sean ustedes. Ustedes que  son, un pueblo elegido por Dios. Nunca olviden eso. Nunca olviden la promesa que Dios le hizo a su abuelo Abraham. “De ti hare naciones, y reyes descenderán de ti. Estableceré una alianza perpetua entre tú  y  Yo  y tu descendencia.”  Y Dios reafirmo esa promesa a su padre Isaac y también a Israel, y la va a reafirmar siempre a cada nueva  generación. Miren ese cielo, miren como es de infinito.

Y Dios dijo: “Multiplicare tu descendencia como las estrellas del cielo, como los granos de arena del mar.   Bendeciré los que te bendigan y maldeciré los que te maldigan. En ti serán benditas todas las familias de la Tierra.”

“De cada uno  de mis hijos surgirá un pueblo, Y de todos juntos una nación. Una multitud de naciones cada hermano en sí mismo”.  Un pueblo impregnado de lealtad hacia todos nuestros hermanos, teniendo un estilo de confianza, amistad y solidaridad.  Dios así lo quiso.

A veces no  podemos entender sus designios.  Alguna vez te has vuelto a pensar lo que eso significa.  Solo tenemos que confiar en que Dios, siempre hará todo para preservar su pueblo.

Siempre estamos en oración. Pero no basta con orar, porque el Espíritu Santo no quiere que seamos pasivos. Es necesario que le ofrezcamos alguna cooperación de nuestra parte, porque El nos regalo muchas capacidades que podemos utilizar para cambiar las cosas, nuestra imaginación, nuestros intentos, las gestas que podamos realizar, y palabras que decir.

Que Dios les de sabiduría y bondad para reinar, gobernar, y dirigir [guiar a su pueblo]. Que sean prósperos, que tengan salud. Que juzguen rectamente con justicia y piedad. Que no desvíen sus ojos del pueblo. Que nos dirijan con humildad y poder. Que sean muchos los días en la tierra. Que hagan buen uso de lo que Dios les dio.

Quiero decirles a todos mis hermanos, que el don más bello es el don de dar. Si material no puedes, da la mano, da lo bello, da lo espiritual. El Señor nos doto de dones bellos, de dones bellos que tú puedes dar, una sonrisa a tiempo, un saludo sincero, y el más precioso de estos  que es el don de amar.

Porque Dios quiere que sean un instrumento de Paz;  para que, allí donde haya odio pongas amor, donde haya ofensa pongas perdón, donde haya tristeza  pongas alegría, y donde haya tinieblas pongas su luz Divina.  Y esa luz al final del sendero, brillara como un sol que iluminara al mundo entero. Y si al fin nos damos la mano, siempre habrá un lugar para todo ser humano.

Sabemos al menos, que  podemos, al  final del camino, anotar una conquista, y saber que hemos vuelto a comenzar a amarnos.

Hermano, hay tanto por hacer, cuento contigo, para que vuelva a reinar el dialogo, la paz y la alegría.

Que ningún pueblo vuelva a tomar las armas contra otro, ni a recibir instrucción para la guerra. Que conviertan sus espadas en arados, y sus lanzas en hoces.

La presencia del Espíritu es una primicia del triunfo definitivo, nos hace sentir que con pequeñas cosas vamos preparando algo mejor. Por eso, el Espíritu impide las visiones pesimistas. El siempre nos lanza hacia adelante.

Así continuaremos “Construyendo Puentes Para  Unir  Orillas”, sabiendo que Dios es Uno, lento para la ira y grande en Misericordia.

Que todos sus días sean concluidos con una noche de paz.

Comments


Comments

MENSAJE DE AMOR , ESPERANZA Y FE A MI AMADA TIERRA SANTA: “LA PALESTINA y LA GALILEA” — No Comments

Leave a Reply