EMIGRACIÓN: CAMINAR HACIA NUEVOS HORIZONTES DE ESPERANZA

Desde los comienzos de la historia, Dios tenía un plan de salvación para la humanidad, por eso fuimos creados. Dentro de su plan  de salvación esta lograr el mejor bienestar del hombre.  Dios desea que el mundo cambie, pero al mismo tiempo sabemos que el camino nunca brinda la perfección de la meta.  Podemos aceptar serenamente que esta vida no termine de darnos todo, y nos hacemos capaces de disfrutar de los pequeños logros aunque no estén acabados por completo.  Se trata de lograr en esta tierra el ideal imposible de una felicidad perfecta, o de una época insuperable. Para lograrlo tenemos la esperanza que posee lo que hace la fuerza y el encanto, que es la facultad de alegrarse con lo que comienza, es darse gratuitamente, de renovarse, de partir de nuevo hacia nuevas conquistas. Nos impulsa a caminar juntos hacia un futuro mejor, nos motiva a tomar decisiones, a usar los propios talentos, a organizarnos, a trabajar juntos por un futuro mejor, a buscar la justicia y la solidaridad. Sabiendo que la perfección la encontraremos mas allá de las estrellas, donde estarán todas las cosas buenas que hayamos logrado, y mucho más que eso.

Dentro del plan de salvación de Dios, está la emigración. Miles de personas salen de sus países para buscar una mejor vida, para escapar de los conflictos urbanos. Hay quienes se van de su ciudad o pueblo por los cambios ambientales. Otros motivos para la emigración  es el factor económico, búsqueda de una mejor oportunidad y salarios. El bienestar llama a la conquista.  Al establecerse en un país extranjero u  otro  lugar dentro  de su propio país, buscan facilitar la migración de sus seres queridos para estar juntos nuevamente.

Al lugar que van los migrantes tiene muchos beneficios, como lo es: la mano de obra, la diversidad cultural, el aumento en el consumo, mayor diversidad política, religiosa, lingüísticas, aumento en los servicios públicos ; ayudan a un motor socioeconómico, para  convertir al lugar de su emigración en una herramienta de tracción para el sistema.

En el de  libro de Génesis 12:1-3 Jehová había dicho a Abraham: vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre a la tierra que te mostrare y hare de ti una nación grande, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré los que te bendijeren, y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Su propósito es para que broten de ellos los mejores actos de amor, de sus labios saquen las mejores palabras, de sus ojos se reflejen las miradas más buenas, comprensivas y pacientes;  de sus manos produzcan las mejores acciones, las mejores caricias, los gestos más bellos.

No existe situación por la que Israel no haya pasado. De emigración a Canaán a Egipto y de nuevo a Canaán, convivencia en una misma tierra con otros pueblos. Dijo Jacob [Israel] el patriarca, a José, su hijo cuándo iba a Egipto con su pueblo, estas palabras: “Y entonces me llevaras de vuelta a Canaán la tierra que Dios prometió a Abraham. Y será como El Señor lo prometió: nuestros descendientes serán  conocidos como Israel y será una multitud de naciones cada hermano en si mismo, una tribu de Israel”.

Cuando se afirma como pueblo se incorpora a los pueblos que lo rodean. Cuando se aplica el apelativo “Ibri’ [hebreo] resume un término que sus vecinos emplean para hablar de Él y que significa “hombre de allende frontera’, o sea no de aquí, extranjero. Esto no deja de ser sorprendente. Israel está llamada a ser: una  nación libre que está cerca de Dios y a la que se le invita a vivir su distintivo de pueblo escogido no como un privilegio sino como un servicio de Dios.

En pleno corazón de la Torah, el siguiente texto enlaza el amor al extranjero con la conciencia de serlo a su vez.” Cuando un emigrante se establezca entre vosotros no lo oprimiréis. Será  para vosotros como el nativo: lo amaras como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto”. [Lv.19, 33-34].

No defraudareis el derecho del emigrante y del huérfano. [1ra Timoteo 24,27] y un poco antes ha precisado, “No  explotaras al jornalero, pobre y necesitado, o sea hermano tuyo o emigrante.

En la llamada  “Ley de Santidad del Levítico no solo se enuncia el principio de la igualdad ante la ley, sino que se fundamenta en la autoridad divina: Aplicareis la misma ley al emigrante y al nativo, pues Yo soy el Señor vuestro Dios’ [Levítico 24-22].

Un momento histórico y hermoso fue la emigración  de la Sagrada Familia a Egipto. Dicen las Sagradas Escrituras que ocurrió así: un Ángel del Señor se  aparece en sueños a José, diciéndole: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto y estate allí hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para acabar con El. José, levantándose, tomo al niño y a su madre, de noche, se refugió en Egipto’ [Mateo 2,13]. Las palabras son sencillas pero el acontecimiento es extraordinario.

Su secreto no deja de tener cierta relación con el Todopoderoso a quien el plan divino le ha colocado ante ella en cumplimiento de la profecía; “he aquí que el Señor viene de Egipto. Y se estremecen los ídolos egipcios ante El, y el corazón de Egipto se derrite en su interior’ [Isaías   19,1]. Qué inconcebibles bendiciones debieron haber descendido en aquella tierra de refugio y hospitalidad durante la permanencia allí de la Sagrada Familia.

En Egipto los Israelitas se hicieron realmente nación, fuera de los miles de pobres colonos que siguieron al patriarca José  “De Egipto llame a mi hijo” [Mateo 2,15].

La inmigración en la historia:   Durante los cuatro siglos decenas de millones de inmigrantes han hecho de Estados Unidos lo que es hoy. Vinieron a forjarse una nueva vida en el Nuevo Mundo; su trabajo y esfuerzo los beneficios a ellos y a su nueva patria.

Millones de hombres y mujeres de todo el mundo tomaron la decisión de emigrar a Estados Unidos. Este hecho constituye uno de los elementos centrales del desarrollo general del país, que involucra un proceso fundamental en sus orígenes pre nacionales, su surgimiento como nación nueva e independiente, una potencia mundial en lo que respecta a su crecimiento económico. La inmigración ha hecho a los Estados Unidos de América.

La inmigración desempeño un papel clave no solo al hacer posible el desarrollo de Estados Unidos, sino también al dar forma a la naturaleza básica de su sociedad. Los inmigrantes enriquecen a Estados Unidos en gran medida porque brindan servicios valiosos a la nación.

En cada era de Estados Unidos desde los tiempos coloniales en el siglo 17 hasta comienzos del  siglo 21, hombres y mujeres de todo el mundo han optado por la experiencia estadounidense. Llegaron como extranjeros portadores de idiomas, culturas y religiones que a veces parecían extrañas al núcleo esencial estadounidense. Eran provenientes de todas las partes del mundo, quienes en su mayoría conseguían trabajo en las grandes industrias y contribuyeron de  ese modo, con la consolidación del poder industrial de esta nación.

A medida que cambiaron las ideas sobre la cultura estadounidense los inmigrantes y sus descendientes crearon comunidades étnicas y participaron en la vida cívica, contribuyendo a la nación como un todo.

La inmigración ha sido la piedra angular del surgimiento de Estados Unidos como nación de propietarios y de visionarios emprendedores.

El día de acción de Gracias en América del Norte tiene sus orígenes en una mezcla de tradiciones europeas y americanas [nativas]. Cuando los europeos llegaron a América por primera vez, llevaron sus propias tradiciones [fiesta de la cosecha] desde su continente, celebrando el final de su viaje, la paz y en agradecimiento a la buena cosecha.

Hoy le damos gracias a Dios y reconocemos la valiosa labor que está realizando La Organización para las Migraciones. Es una organización intergubernamental fundada en el 1951, y que se ocupa de la problemática de las migraciones.

Fue creado para ayudar a los gobiernos europeos a organizar asentamientos de las aproximadamente 11 millones de personas desarraigadas por la guerra, encargándose del transporte para los migrantes.

Entre sus funciones esta el formular estrategias y planes de acciones regionales y de prestar apoyo programático y administrativo a los países de sus regiones. Fortalecer las relaciones con ciertos órganos multilaterales, misiones diplomáticas y organizaciones no gubernamentales.  Analizar las cuestiones migratorias nacionales y las tendencias emergentes, así como planificar, desarrollar y ejecutar proyectos y programas en respuesta a las cuestiones mencionadas.

Asegurar que las realidades migratorias de un grupo definido de países se tengan en cuenta en las actividades programáticas de la región.

Trabaja para ayudar a garantizar una gestión ordenada y humana de la migración. Promover la cooperación internacional en la materia. Ayuda en la búsqueda de soluciones prácticas a sus problemas. Proporcionar asistencia humanitaria a los migrantes que la necesiten, ya sea  refugiados, personas desplazadas u otro tipo de personas desarraigadas. Reconoce explícitamente el vínculo entre migración y desarrollo económico, social, y cultural, así como al derecho de libertad de circulación de personas.

Nos hacemos eco para el pueblo que recibe al emigrante decimos: como está escrito en Corintios 9:9-11 “Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicara vuestra sementera, y aumentara los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

A todos los países del mundo que reciben al emigrante, que están construyendo puentes de amor y paz, y  están creado  un mundo sin fronteras, dando cumplimiento al gran mensaje de Dios, “Amaos los unos a los otros como  Yo os he amado”, les digo: Que el Dios Todopoderoso los cubra con su Santo Manto, para que continúen expresando su amor con actos de bondad y gestos de afecto y generosidad. Bendito sean “Todos” los pueblos hospitalarios; exhortándolos, a  que día a día construyan puentes uniendo orillas de amor y paz manteniendo siempre en sus columnas, la misma altura he idéntico equilibrio.

Sonia Cruz Cruz

www.construyendo puentes para unir orillas.com

construyendopuentesunirorillas@gmail.com

 

Comments